Una canción por el Papa

Al llegar a la JMJ en Panamá Gisela Yiyi Molina una joven peregrina de Mendoza, Argentina, no pensaba en otra cosa que hacer llegar su canción al Papa Francisco.

Antes de emprender el viaje hizo todo para ahorrar, pero también cumplió la preparación espiritual de ir reflexionando sobre las meditaciones que aparecían en la página oficial de este evento.

“Si mi canción llegara a los oídos del Papa, eso sería realmente increíble”, comenta esta maestra de profesión que subió su composición a You Tube y la enseña a sus estudiantes de música. Un puñado de los cuales la acompañó a grabar la canción que sueña con que llegue a oídos del Santo Padre.

Alentada por la personalidad del Papa, su paisano, e impresionada por las imágenes de la guerra de Irak, tan contrastantes con los mensajes llamando a la paz y a la esperanza del antiguo Arzobispo de Buenos Aires, escribió “Un hombre diferente”.

Yiyi, como la conocen, quiso enviarla en un CD con un sacerdote amigo que viajaba a Europa. Aunque la directora calificó su deseo como una locura, no se amedrentó y en el estudio del padre de una amiga grabó la melodía.

Ella sueña en grande y por eso no desmaya en su deseo de que algún día el hombre que aplaude por su sencillez, autenticidad y cercanía escuche su sentir hecho música. Y a través de la cual otros puedan conocer y creer en esa fe que inunda su ser.

“Creo que con el lugar que él ocupa pocas personas tendrían la humildad que él muestra … Conozco muchas personas que han vuelto a la fe católica, gracias a lo que escuchan y lo que ven”.

Vivir la JMJ le ha permitido conocer de la hospitalidad del pueblo panameño, que durante días le ha permitido coleccionar anécdotas de gente solidaria y afectuosa que le ayudaba en el metro, pagaba el pasaje cuando no pasaba su tarjeta o le daban de beber en el sol de las misas a campo abierto.

“Acá en Panamá me sentí increíble, con los chicos hemos hablado bastante de lo que hemos recibido y la verdad es que estamos todos muy sorprendidos de la gente, porque si bien la ciudad y su arquitectura es hermosa, lo más lindo que tiene Panamá es su gente”.

Ella estuvo acompañada de un grupo del colegio Santa Maria Goretti. “Mis compañeros y yo somos educadores y antes de venir decidimos juntar plata, porque es bastante difícil por lo lejano de nuestro país y por la moneda, así que desde principio de año hicimos actividades en la escuela. Haciendo comidas, rifas, lo que estaba a nuestro alcance para ahorrar entre todos”.

¿Y si el Papa escucha tu canción que crees que sentiría? Sin pensar responde: “Creo que se pondría muy contento de recibir la opinión de una joven argentina a la cual él toco el corazón y creo que mi expresión es una fuente de pensamientos y sentimientos que comparten muchos jóvenes. A mí me tocó poner en palabras los sentimientos que tengo sobre él y lo que pienso. Creo que si a cada uno de esos jóvenes les preguntara yo qué sienten sobre el Santo Padre responderían algo similar a lo que puse en la canción”.

Agrega que le gustaría decir: Gracias!! A Jorge Bergoglio. ¿Y porqué? “Por todo lo que hace por el mundo, le diría que no baje los brazos, viendo por allí lo negativo que tiene la sociedad, el pecado, la falta de fe, la falta de Dios, las guerras, todo lo que nos hace mal, que siga adelante, que no deje de luchar porque hay muchas personas que confían en él y siendo el sucesor de Pedro es ejemplo para todos y un líder mundial”.

Escuché su canción en su voz y su guitarra así como en la grabación que hiciera con sus pequeños alumnos del colegio Nuestra Señora del Rosario de Pompeya, y me conmovió tanto como el día que vi a ese sacerdote con la sencillez de su atuendo ser proclamado Papa.

Yiyi pide al Señor le siga abriendo camino para llevar este mensaje a otros rincones con el propósito de que conozcan a este hombre que como el mismo dijo fueron a buscar al fin del mundo. El hombre que lleva una luz de esperanza y se abre paso entre la bruma de la negatividad como el primer papa no europeo en más de un siglo, con una conducta inusual, cercana…que desde su primer discurso habló de fraternidad. El hombre que durante la JMJ trajo nuevos aires, y esperamos que bendiciones, a nuestro país, cautivando el corazón del pueblo que lo aclamaba a su paso.

Nuestra joven compositora despliega fortaleza aún en la fragilidad de su aspecto, abraza la vida, sueña con cosas lindas y esperamos verla alcanzar su anhelo, por eso desde aquí ponemos un granito de arena.

¡Que  Dios te bendiga!

María Teresa Patiño Amor

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *