El papa Francisco creó una comisión de estudio del diaconato de las mujeres

El Vaticano anunció en un comunicado que “tras una oración intensa y una reflexión madura, su Santidad ha decidido instituir la comisión de estudio sobre el diaconato de las mujeres”.

Los diáconos son el primer peldaño de la jerarquía católica y aunque pueden pronunciar sermones durante la misa y oficiar bautizos, bodas y funerales, no están autorizados a celebrar la eucaristía ni a confesar a los fieles, como es el caso de los sacerdotes.

La comisión, integrada por 12 personas, entre ellas seis mujeres, estudiará el papel de las mujeres que ejercieron esa función, “sobre todo en relación con los primeros tiempos de la Iglesia”. Además, será presidida por el jesuita español Luis Francisco Ladaria Ferrer, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, según anunció la Santa Sede.

“Es una comisión muy buena, muy equilibrada, con perfiles diversos,mujeres muy preparadas y de inclinaciones diferentes, tanto progresistas como conservadoras”, aseguró la historiadora Lucetta Scaraffia.

Expertos debaten el rol preciso de las mujeres diaconisas en la Iglesia primitiva. Algunos dicen que fueron ordenadas como ministras sólo para otras mujeres, que actuaban en ritos como los bautismos. Otros creen que estaban a la par de los diáconos varones.

La Iglesia terminó con el diaconato de las mujeres en siglos posteriores.

 En una carta dirigida al arzobispo de Canterbury en 1975, el papa Pablo VI comentó que la posibilidad de ordenar a mujeres “no es admisible por razones verdaderamente fundamentales”.

El entonces Pontífice argumentó que “Cristo eligió a sus apóstoles únicamente entre los hombres”, por lo que “se ha establecido coherentemente que la exclusión de las mujeres del sacerdocio va en armonía con los planes de Dios para su Iglesia”.

En 1994, el papa Juan Pablo II secundó las palabras de su antecesor al resaltar que “la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir a las mujeres una ordenación sacerdotal”, al tiempo que consideró que el papel de la mujer es “absolutamente necesario”.

El papa Francisco ha subrayado en múltiples ocasiones el valor de la mujer dentro de la Iglesia. “Ella piensa de modo distinto a nosotros, los hombres, y no se puede tomar una decisión buena y justa sin escuchar a las mujeres”, destacó.

“Esto querría subrayarlo: es más importante el modo de comprender, de pensar y de ver de las mujeres que la funcionalidad de la mujer”, comentó el Pontífice durante el vuelo de regreso de Armenia el pasado 26 de junio.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *