INDIGENTES: OLVIDADOS por la sociedad…

news_1033543731 (1)

Por: Raquel  E. Rodríguez  /  La  Verdad

Quienes no lo han visto: Están tirados en el exterior de los hospitales, en las iglesias, plazas públicas, parques, universidades o cuando deambulan en las calles de San Miguelito y el área metropolitana.

Su aspecto general es desaliñado. Su cabello corto o largo, tieso por falta de aseo, sus manos negras con costras de mugre, uñas largas, piel reseca y roñosa, como una lija.

La vestimenta varía. Algunos tienen suerte y completan el ajuar. Pero la mayoría trae zapatos rotos, sin calcetines, camisetas y pantalones rasgados, y chamarras en las mismas condiciones.

Otros/as anda desnudas, provocando burlas de los transeúntes, pero nadie se apiada de ellos/as.

El aroma que expiden, en ocasiones, puede percibirse a metros de distancia. Es una mezcla de orines, excremento, desechos vaginales, sudor, comida perdida, mugre, rancio.

Sus pertenencias son mochilas o cartuchos de supermercados en las que transportan sus bienes, que se reducen a “chiras” de cobijas, ropa en mal estado, periódico, sobras de alimentos y objetos punzocortantes ‘hechizos’.

Un perro  su único amigo

Están los que son acompañados por un perro, quien se convierte en el amigo, protector y con quien comparten el alimento que la gente o el bote de basura les provee.

No importa en qué época nos encontremos si es verano o invierno, a ellos se le ven recostados en bancas, callejones o en las aceras de las calles cubierto de cartones, o construyen su casa improvisadas. Así, en la intemperie.

Cuadro dramático  en  San Miguelito

En mi recorrido diario por las calles internas de San Miguelito, me tocó ver a una mujer desnuda, su  nombre Jenny, mujer discapacitada,  acostumbrada a meterse debajo de las llantas de los carros o de  Metro bus, en la mitad de la calle, sus genitales se rozan con el  asfalto calientes no siente, solo quiere que la ayuden, pero nadie la ayuda, en una ocasión me bajé del carro, le dije que se quitara de la calle, la ayude a vestirse, pero, no fue posible, volvió a la mitad de la calle, a  las autoridades no le interesa ese caso, no es importante para ellos, Jenny es burla de todo quien la conoce.

Crecimiento  económico que contrasta  con  la miseria   

El gobierno de turno habla de un crecimiento económico, un crecimiento económico que se observa en las infraestructuras que les llamo multifamiliares de Punta Pacífica, Costa del Este, Condado del Rey, casas que cuestan un dineral, estos indigentes sus casas son de cartones, de hojas de periódicos hechas debajo de un puente peatonal o debajo de  escaleras de casas de madera  o en cualquiera esquina.

Me pregunto; habrá un programa o presupuesto público que atienda  a los indigentes de San Miguelito y del área metropolitana, se cuenta un registro de cuanto  deambulan en las calles?

En este distrito no hay estadísticas sobre este sector de la sociedad. No existe un rango en el que sus características se adapten. En ningún censo de la página se encuentra información sobre ellos. “Es complejo”.

También me pregunto, estas personas si mueren, ¿qué hacen con ellos, hay familiares que los reclaman, la morgue judicial, o los depositan en fosas comunes….o lo entregan a las diversas facultades de medicinas de las universidades que hay en nuestro país…..

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *