Esta semana debe llegar Martinelli

La Cancillería de Panamá dijo hoy que Estados Unidos mantiene la custodia de Ricardo Martinelli, quien será extraditado a su país, y que por tanto el Gobierno panameño “no tiene capacidad de dar instrucciones o tomar decisiones sobre el traslado” del expresidente.
En un comunicado de dos párrafos en el que no se precisa la fecha de traslado ni el lugar de llegada del expresidente panameño, el Ministerio de Relaciones Exteriores informa que el Gobierno de EE.UU. “ha decidido hacer el traslado oficial del extraditado hacia Panamá, en un avión privado, debidamente escoltado por las autoridades norteamericanas”.
Agregó que Martinelli “permanece bajo custodia del Estado requerido, en este caso el Gobierno de EE.UU., hasta tanto sea entregado a las autoridades panameñas. Por tanto, antes de que esa entrega sea efectiva, ni la Cancillería de Panamá, ni ninguna otra autoridad panameña tiene capacidad de dar instrucciones o tomar decisiones sobre el traslado de la persona extraditada”.
La defensa de Martinelli denunció este domingo que la “Cancillería está negando información sobre” el traslado del expresidente.
El abogado del expresidente, Sydney Sittón, dijo este domingo a Efe que “la llegada mañana (lunes) está confirmada”, y falta por ratificar un plan de vuelo según el cual la aeronave privada en el que vendrá el exgobernante arribaría a un aeropuerto de la capital alrededor de las 09:00 hora local (14:00 GMT).
De momento no hay información oficial de a dónde sería trasladado el expresidente, de 66 años, una vez llegue a tierra panameña, aunque Sittón dijo que espera que el mismo lunes Martinelli acuda a una audiencia de control de legalidad en la Corte Suprema, que la defensa ya solicitó el viernes pasado.
Martinelli debe enfrentar los delitos contra la inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad, y contra la administración pública y sus diferentes formas de peculado, por un caso de escuchas ilegales durante su Gobierno a más de un centenar de opositores, periodistas y líderes cívicos.
El magistrado fiscal de la causa, Harry Díaz, pidió en un escrito de acusación presentado en octubre de 2015 hasta 21 años de cárcel para el expresidente, cuya detención solicitó en diciembre de ese mismo año.
El Departamento de Estado de Estados Unidos aprobó su extradición bajo la regla de especialidad prevista en un Tratado bilateral en la materia vigente desde 1905, lo que significa que el ex jefe del Estado solo será juzgado en su país por el caso de las escuchas, una de las cerca de 10 causas penales que le ha abierto el Supremo.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *