El Dato 10 de julio de 2018

Tiene órdenes

Nos soplaron que la Madame Kakalú del Ministerio de Economía y Finanzas, tiene órdenes de resolverles a los padrastros del panameñismo. Dicen que tiene la fórmula para compensar la caída del negocio de las planillas.

Tremendo lastre

¿Creerán Blandón y Etchelecu que con la herencia criminal que le deja al pueblo el Discípulo de Escrivá; específicamente con el aumento de la luz tendrán algún chance? Noooooo! Y eso sin contar los 58 palos mensuales que nadie los ve y el 100% agua que fue otro cuento.

Lo vienen cercando

Todo parece indicar que vienen cercando a un marciano de la Tumba Muerto, disque experto en caballos y vinos. Apuestan a que se llevó un botín con la tercera línea y el clan de la samba.

Mucho privilegio

Esa ley que establece la custodia vitalicia del SPI para los ex presidentes de la república, deben derogarla. Hasta cuándo con tantos beneficios y dinero desperdiciado en un país donde no es necesario.

Ya tienen demasiado

Sobre ese tema, dice un sobrino de Josefa que, con lo que se han llevado todos los ex presidentes en cinco años, tienen para comprar seguridad al infinito. Y lo peor, lo pagarían con la plata del pueblo… ¿O no?

No pierde espacio

El que no pierde espacio para salir, es el Discípulo de Escrivá; parecía un obispo más al lado de Ulloa en la conferencia de prensa para anunciar la llegada de Pancho a Panamá. En un par de meses estaremos en “modo JMJ” y punto.

¡Usuarios trabados!

Varios usuarios le contaron a Josefa que ya los trabaron con el aumento de la luz. En el recibo que vence el 22 de julio, le vino el regalito. El abuelo y el otro que es juez y parte, que vayan buscando dónde carajo meterse. El último en lugar de ser vocero y defensor de los usuarios, es un defensor de oficio de los agentes del mercado.

El pueblo primero

El Discípulo justificó ayer el golpe del aumento de la tarifa eléctrica. ¡El pueblo primero!

¡No se le ve!

Al que no se le ve la cara en los medios de comunicación, es al nuevo comandante del Jardín de Los Olivos. Debe estar trabajando, aunque no deja huellas, porque la delincuencia sigue como decía mi general Noriega: “Ni un paso atrás”.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *